El polvo llevaba tiempo gestándose entre esta profesora universitaria y el director del centro donde imparte clases, esto no fue de un día para otro y de ahí la intensidad de la follada que vais a ver a continuación. Esta madurita tenía muchas expectativas respecto a este hombre puesto que sus compañeras le habían dicho que era una verdadera máquina follando, pero solo cuando estuvo sentada en la silla abierta de piernas y él comiéndole el coño, comprobó en sus propias carnes que todo lo que se decía de él aún era poco. Menuda explosión orgásmica tuvo mientras aquel tipo lamía la raja de su coño, sus piernas temblaban brutalmente mientras se corría y el tipo no paraba de darle lengua y meterle los dedos. Una vez la satisfizo era tiempo de follar sus enormes tetas gordas, el tío iba pasito a pasito pero no se dejó ni un rincón de ese cuerpazo maduro sin catar ni palpar. Os aviso de que la cabalgada de polla que le metió la zorra es de las mas brutales que he visto en mucho tiempo, lo raro es que no se rompiera la silla porque entre su peso y la fuerza que hacía, a cualquiera nos hubiera destrozado. Pero esto no es lo mejor, después el director la apoyó sobre su mesa y poniéndola de culo le devolvió “el favor” dándole con tanta dureza que raro es que la cerda no se cagara encima. Pasen y ven señores, esto es un polvo y lo demás tonterías.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 1.407 lecturas