Su marido trabaja en la construcción y luego sale a vender comida en la playa. Llega de madrugada borracho y sin nada de dinero. Parece un poco absurdo pero así es la vida de un suramericano. Gastar lo que no tiene que pedir lo que no merece. En cambio su esposa, no se da mala vida porque tiene un amante que puede estar montando cuando está sola. La brazuca con culo gordo lo único que necesita es una polla dentro de su coño para ser feliz y la tiene. Puede cambiarlas constantemente porque así son todas latinas: son unas putas desvergonzadas y por eso nos gustan.

Detalles del vídeo

Duración: 10:11
Visualizaciones: 8.521 lecturas