Un piso espectacular que ni ella misma sabe cuánto puede costar. Lo que si tiene claro es que está bien cómoda ahí y además puede comer cualquier cosa que ella quiera. No importa si quiere pedir comida a su casa o salir al restaurante más lujoso de la ciudad, cualquier cosa que ella pida la tendrá. Entonces, cuando uno se pregunta qué debe hacer para tener eso, la respuesta es fácil: estar a cuatro patas mientras su marido la clava bien duro a cuatro patas. Para una negra gorda con esas tetas no debe ser difícil disfrutar una follada en su coño, así que está viviendo el sueño.

Detalles del vídeo

Duración: 05:16
Visualizaciones: 12.669 lecturas