Ella estaba soñando cuando mi polla entró dentro de su vagina. Seguro que ni en sus mejores sueños podría haber sentido algo como mi rabo penetrándola, por eso se despertó. Me gusta ver a mi esposa desnuda con su gran culo y sus enormes tetas, es algo tan tentador que a pesar de estar durmiendo no me importa metérsela. A ella eso le excita mucho, siempre me ha dicho que aunque esté dormida que me la folle igual, y justo eso hago. Al despertarse se dio la vuelta, cosa que agradecí porque me encanta ver como se mueven sus enormes pechos mientras le doy duro a mi zorra.

Detalles del vídeo

Duración: 12:46
Visualizaciones: 5.043 vistas