Cuando vas a probarte un traje no esperas que la cerda de la dependienta empiece a masturbarse a escondidas mirándote. Y es que las chicas asiáticas son muy cerdas, especialmente las maduritas. Ella es una mujer muy viciosa, algo regordita y con buenas tetas, algo poco común en las asiáticas. Como estaba previsto se la acabó follando en la misma tienda donde iba a comprarse el traje. De hecho ella se quedó sorprendida por su polla, parece ser que estaba acostumbrada a rabos más pequeños… y hasta le tomó las medidas a su verga.

Detalles del vídeo

Duración: 12:21
Visualizaciones: 4.418 vistas