Su actitud guarra no cambia por el hecho de ser una gorda, ella seguirá siendo asiática y eso es algo que no cambiara ni con una transfusión de sangre completa. La mujer tiene un calvo que siempre esta con el móvil en la mano y listo para salir en su coche corriendo a su casa para hacer lo que ella diga. La mujer siempre que lo llama, solo espera unos segundos y él llega listo con su polla dura para que ella le haga una mamada. Sus enormes tetas y el culo enorme que tiene hacen que el tío se vuelva loco y siempre se folla su coño con muchas ganas.

Detalles del vídeo

Duración: 08:28
Visualizaciones: 7.522 lecturas