Un café es de esas formalidades sociales que hace que pasen cosas increíbles. Desde cerrar un trato hasta hacer que una conversación incomoda sea más tolerable. Pero esta ardiente obesa sabe que por ser rubia puede conseguir cosas mejores, por eso cuando invito al vecino a tomar algo a su casa, supo que iba a ser muy fácil ligarlo luego que le mostrara su obeso culo. La mujer se pone muy zorra y el tío no tuvo otra opción que hacerle una lamida de coño para luego darle una fuerte follada, le dio pena con ella y no quiso irse de ahí sin antes follarla.

Detalles del vídeo

Duración: 06:00
Visualizaciones: 14.285 lecturas