Su marido sale temprano a trabajar y ella lo despide con un beso en la mejilla, el pobre no tiene idea que es lo mismo que el beso de Judas, ya que luego que da la espalda, ella lo traiciona. Hace lo mismo todas las tardes, es una ardiente gordita infiel que siempre tiene una polla negra dentro del culo cuando su esposo no está en casa. Es su amante quien entra justo cuando está sola para que ella le haga una mamada de polla y luego ponerla a cuatro patas para follarla como una perra. Es lo que a ella le gusta, no busca una relación porque ya tiene una, ahora solo quiere ser feliz.

Detalles del vídeo

Duración: 06:06
Visualizaciones: 4.816 lecturas