Tener un empleo donde hace dinero suficiente para comprar todas las cosas que necesita, es algo que pocas personas pueden tener, la mayoría se queja del trabajo que tiene y no paran de quejarse de todo. Pero esta ardiente rubia es muy feliz con su empleo porque, además de tener un buen sueldo, también la gorda puede estar follando en la oficina y eso es como un derecho que nadie le puede quitar. Está en su contrato laborar y nadie puede quitarle eso porque es su derecho. Por eso no pagar de gozar mientras tiene una polla dentro de su coño antes de irse a su casa.

Detalles del vídeo

Duración: 20:12
Visualizaciones: 5.350 lecturas