Mientras leía algo sobre mujeres dominantes leyó la palabra facesitting, lo que le causo curiosidad y la llevo a unas largas horas de investigación. Así descubrió que se trataba de poner el coño en la cara de su macho para que le chupe el coño. Ella quedo encantada y ahora la ardiente gorda exhibe su raja para provocar a su marido. Le muestra sus grandes piernas y sus ricas tetas. Así lo tiene listo para poner su enorme chocho en su rostro y no bajarse hasta que haya tenido muchos orgasmos. Igual de grande como es su cuerpo, deben ser las corridas que debe tener.

Detalles del vídeo

Duración: 12:05
Visualizaciones: 21.689 lecturas