Cuando una mujer vieja y con dos tetas enormes te agarra el paquete pidiendo polla tu solo puedes hacer una cosa: follarle el culo y correrte en sus grandes pechos. Y justo eso fue lo que le hice a esta putita madura. Lo curioso es que la zorra no tardó mucho en sacarse sus tetazas, es normal, sabía que ese era su punto fuerte y además mi debilidad. Me encantan esos atributos femeninos cuando son de gran tamaño. Así que me volví loco con esa fulana. Su coño ni lo probé, directamente se la metí por el culo. A estas alturas ya sabrás que a las mujeres con cierto sobrepeso les encanta el sexo anal, así que le di lo suyo por detrás hasta que no aguanté y le eché mi leche caliente sobre sus dos grandes melones. La vieja estaba más que satisfecha.

Detalles del vídeo

Duración: 17:44
Visualizaciones: 19.123 vistas