No solo tenía un cuerpo grande, su coño era realmente grande. En realidad todo lo que tenía esta ninfómana obesa era grande, sus tetazas, su culo y su enorme barriga. Desde luego era el capricho sexual para cualquier hombre aficionado a las mujeres gordas, y no es para menos. Ella comenzó a hacerle una mamada y sus tetas quedaban colgando mientras tanto, eran tan grandes que apenas podía aguantar el peso.

Después el tío se puso a hurgar en el chocho de aquella mujer, lo tenía muy mojado, pero es que además era un coño muy grande. Estaba deseando metérsela, pero tal vez para una mujer de esa envergadura la mejor postura era a cuatro patas, y así lo hizo. Tenía un gran culo, pero aun así se la metió por su vagina taladrándola como a una guarra. Luego ella se dio la vuelta y se la folló cara a cara, a pesar de ser muy obesa la zorra consiguió abrirse de piernas perfectamente para que el tío se la pudiera meter.

Finalmente acabó corriéndose en su boca mientras se la chupaba.

Detalles del vídeo

Duración: 09:43
Visualizaciones: 43.363 vistas