Pasados los 70 años ya pensaba que no volvería a disfrutar con una polla dentro de ella, pero se equivocaba. Tras conocer a este joven muchacho, uno de esos llamados “follaviejas”, ambos fueron a la casa de la anciana. Ella le dijo que se esperase, que iba a la habitación a ponerse cómoda. Pero lo que la zorrita hizo fue ponerse su lencería más sexy y tumbarse en la cama esperándolo. Al ver que tardaba en salir el chico entró en la habitación y se la encontró allí echaba esperándole.

Se acercó a la anciana y comenzó a besarla y a tocar su vagina. Era sorprendente, a pesar de su avanzada edad estaba mojada. Fue entonces cuando bajó y empezó a lamer su peludo coño. La cara de la vieja cambió al instante al sentir su lengua en toda su rajita, hacía tantos años que nadie le comía el coño que ni se acordaba. Después del cunilingus comenzó a chupar la polla de ese apuesto joven, también hacía mucho que no probaba una, al menos una tan dura como la suya.

Fue entonces cuando fue derecho a la vagina de la anciana y le metió su verga por completo. La abuela gemía y se retorcía, lo que esa mujer estaba disfrutando era algo que no recordaba. Eso nos demuestra que por muy mayor que sea una hembra siempre tiene apetito sexual.

Detalles del vídeo

Duración: 06:06
Visualizaciones: 80.349 vistas