El amor es lo que tiene y uno nunca sabe cuando puede surgir, aunque lo de estas dos maduras divorciadas gordas me inclino a pensar que es más bien una atracción sexual grande y unas ganas locas de probar a una persona de su mismo sexo. También es posible que la obesidad unió a estas divorciadas, además de la necesidad de tener un intenso orgasmo tras años de sequía sexual con sus respectivas parejas, hay hombres que no valoran lo que tienen en casa y pueden estar años sin follar con sus mujeres porque prefieren irse de putas o tener un romance extra-matrimonial. Vale que no son las mujeres más atractivas del mundo y que con sus gordas barrigas podríamos hacernos un abrigo para el invierno, pero estas relaciones lésbicas en la madurez nos ponen muy cachondos y ver cómo se besan en la boca dos viejas amas de casa como podrían ser tu madre o la mía, también tiene su punto y da para una pajilla, ¿o no?…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 15.529 vistas