Dos amas de casa ya maduras y además casadas. Sus cuerpos están gordos, arrugados… cosas de la edad y de haber tenido varios hijos. Pero eso no las priva de darse buenos placeres entre ellas. Son lesbianas y lo mantienen en secreto. Ni sus maridos ni sus hijos ni sus amigas sospechan nada. Pero lo que hacen cuando están a solas no es propio de dos maduras decentes y heteros.
La cosa empezó un día como un juego, y desde entonces todas las semanas lo repiten. Al principio no se grababan, pero ahora ya su vicio les pide algo más, y les encanta luego verse follando la una con la otra.

Detalles del vídeo

Duración: 08:05
Visualizaciones: 19.934 vistas