Se estaba duchando, pero eso de frotarse la polla hace que muchos jovencitos se pongan cachondos hasta el punto de pajearse siempre en la ducha. Sin embargo él no lo hizo, y no se masturbó por una sencilla razón. No era otra que el hecho de que su madrastra estuviera allí y que ambos estuvieran a solas.
Salió de la ducha solo con una toalla puesta y nada más verla se la dejó caer para que así la mujer le viera la polla. Ya puedes imaginarte a la madura, no quería mirar, aunque no podía evitar sentirse atraida por lo que veía.
Antes de que la mujer se diera cuenta ya tenía a su hijastro dentro de ella mientras sus muchos michelines se movían con cada culiada que le pegaba el muchacho. Bonito creampie blanco le dejó al final de la follada.

Detalles del vídeo

Duración: 15:29
Visualizaciones: 16.587 vistas