Todo empezó de forma totalmente inocente entre dos amigas. Habían quedado para merendar y una cosa fue llevando a la otra. Al final una de las dos derramó un poco de salsa sobre los pechos de su amiga, momento que aprovechó para chupársela todo incluido sus tetas.
A la obesa le gustaban los coños, eso estaba claro, por lo que se excitó mucho al sentir la lengua de la muchacha lamiendo sus pechos. Después de ello empezaron a besarse y a desnudarse, al poco ambas jovencitas estaban follándose y dando el placer que solo una mujer sabe dar a otra mujer.

Detalles del vídeo

Duración: 10:00
Visualizaciones: 38.260 vistas