A pesar de su evidente juventud esta chica ya estaba gordita, algo que me encantó en cuanto la vi. No es habitual, pero me encanta cuando veo a una jovencita con esas gordas piernas y ese culazo tan característico. La zorrita quería trabajar en el porno y vino a mi para ver si podía asesorarla. Temas de asesoramiento no se mucho, pero meterle la polla no se me da del todo mal.

Tras verla me puse cachondo, me saqué la verga y la zorra se la comió entera. Jugamos un rato hasta que la penetré, que coño más mojado tenía la cerda. Pero lo que mejor sabía hacer era chupar rabos, por eso al final cuando fui a correrme le dediqué toda mi leche para metérsela en la boca.

Detalles del vídeo

Duración: 12:48
Visualizaciones: 21.311 vistas