Su sobrino pasa temporadas en su casa, lo cual hace que tengan que pasar bastante tiempo juntos. Un día ella lo pilló masturbándose y tal vez ese fue el desencadenante para que sucediera lo que verás en este vídeo. Y es que la madura aunque quisiera darle a entender que no sucedía nada por masturbarse lo que pretendía en realidad era sacarle el rabo. El chico por otro lado también estaba muy caliente, de hecho por eso se masturbaba precisamente, por lo que meterle la polla a su tía posiblemente sería mejor que una paja.

La cuestión es que su tía era una mujer madura y obesa, él nunca lo había hecho con una tía tan gorda como ella, pero siempre había una primera vez. La cerda demostró bastante experiencia a la hora de chupar pollas, cosa que sin duda el jovencito agradeció. Si hubiera seguido un poco más se habría corrido en su cara, pero lo que los dos querían era que la penetrase.

Se puso de pie y puso su enorme culo encima del chico con cuidado de no aplastarlo, era verdaderamente una mujer muy gorda. El chico la penetró sin esfuerzo y se la estuvo follando mientras se sorprendía al comprobar que el coño de su tía estaba lleno de piercings, y además uno de sus pezones también. Claro, si no la ves desnuda ni te enteras de estos detalles, pero solo una mujer muy guarra y muy sexual puede tener tales cosas colgando en sus partes íntimas. Acabó corriéndose en el pecho que tenía ese piercing, al menos que la zorra lo disfrute.

Detalles del vídeo

Duración: 23:23
Visualizaciones: 73.468 vistas