De alguna forma todo lo que come se le va para la parte trasera. Es lo que ella cree, aunque no es así. Lo que tiene puede ser visto como una condición donde el trasero de una mujer crece de forma desproporcionada, pero hoy en día es una virtud, ya que parece que se ve como atractivo. En cien años no sabemos. Así que esta negra gorda no espera para disfrutar a cuatro patas para tener el pollón bien largo de su macho hasta el fondo del coño. Ella no sabe nada de genética ni mucho menos de historia, lo que sí sabe es que su chocho necesita ser clavado todos los días y eso hace su macho.

Detalles del vídeo

Duración: 29:36
Visualizaciones: 7.958 lecturas