No siempre fue como se puede ahora, ella era una jovencita muy coqueta que conquistaba a todos los hombres que quería. Pero conseguir lo que quería le hizo pensar que también podía hacer lo que quería y luego de no parar de comer, se volvió una obesa de 100 kilos. Pero sigue teniendo un espíritu de chica delgada porque se mete una polla en el culo como un peso pluma. Montarse a cabalgar la verga negra de su amante y estar ratos recibiendo una follada anal, no es nada para ella. Lo hace sin sudar y lo puede hacer todo el día.

Detalles del vídeo

Duración: 10:04
Visualizaciones: 28.470 lecturas