Una visita de la cerda de mi vecina hizo que yo perdiera el control. Al verla en la cocina, con esa cara de puta, la agarré con fuerza y empecé a manosearla y a besarla. Yo pensaba que se iba a resistir y a decirme que no, pero la muy cerda me siguió el juego. Ella por lo visto estaba incluso más caliente que yo. Su coño estaba chorreando y parecía una perra en celo. A mi las gorditas me ponen caliente, pero mi vecina es que además está muy buena y es una putilla a la que deseaba ver desnuda.

Detalles del vídeo

Duración: 05:12
Visualizaciones: 11.664 vistas

Tags: , , , , , Barrigonas, Culonas, Rellenitas