Que no me entere yo que una gorda pasa hambre, por el amor de Dios, cualquier mujer tiene el derecho de tener sexo mínimo una vez al día y una gordita las que quiera o por lo menos aquí. Aquí tenemos a una obesa cuarentona que reclamó nuestros servicios, sentía una necesidad urgente de ser masturbada y de follar y allí que nos plantamos con el equipo para atender a la señora. ¿Alguna grasienta que precise de nuestra ayuda?, estaremos encantados de atenderla…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 79.817 vistas

Maduras