No poder sentir ese coño negro a pelo chorrear en tu polla es toda una pena, pero seguramente esta guarra y su amante tienen una vida sexual demasiado activa y perfectamente pueden tener cualquier enfermedad de transmisión sexual, siempre es mejor prevenir que curar y en algunos casos toca usar protección. Esto no quita de que haya disfrutado muchísimo viendo como esta obesa se deja querer, aunque por desgracia esa polla le quedaba un poco pequeña…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 46.197 vistas