Ella es mi chica gordita. Tiene 21 años menos que yo, podría ser su padre. Pero me encanta a pesar de su juventud, de hecho es lo que más me pone. Me van las jovencitas, pero si además están gordas como ella mucho más. Cuando empieza a comerme la polla me gusta fijarme en sus ojos. Son bonitos, pero también tiene una mirada de puta que me pone aun más caliente.
Pero a la hora de penetrar prefiero siempre por el culo. Es verdad que primero le follo un rato el coño, pero no tardo mucho en pasar por su ano para dejárselo bien roto como a ella le gusta.

Detalles del vídeo

Duración: 04:13
Visualizaciones: 7.305 vistas