Ya tenía 21 años ella cuando por fin cumplió su sueño de follar con su padre. Ella no se sentía realizada follando con otros chicos de su edad, le gustaban los hombres más mayores. Pero concretamente uno era el que más caliente la ponía: su padre. Puede parecer extraña esa fijación que tenía por su progenitor, pero en realidad le ocurre a muchas jovencitas (solo que casi ninguna lo dice).
Cuando llegó el gran día ambos acordaron grabarlo en vídeo y mantenerlo en secreto, que nunca nadie lo supiera. Ella era una chica gordita con buenas tetas, y sus 21 años harían la delicia de cualquier viejo verde. Su padre se la folló como todo un macho, demostrando como años atrás se había follado a su madre para preñarla.

Detalles del vídeo

Duración: 08:05
Visualizaciones: 6.526 vistas