Tiene mucha gracia que una mujer se juegue el coño al billar sabiendo de antemano que va a perder la partida, esto es una forma de echar un polvo sin parecer una zorra aunque todo el mundo sepa que le encanta el sexo. Pues está bien y si las chicas se sienten mejor así no voy a ser yo quien lo critique y esta fue la razón por la que esta obesa morbida se jugó su chochito a una partida con su amigo negro. Él intentó enseñarle a tirar y alguna que otra jugada, pero nada, aunque hubiese sido la mejor jugadora del mundo la muy zorra se habría dejado ganar con tal de tener ese pollón negro dentro de su coño y de su culo. También vamos a poder comprobar lo duras y robustas que son estas mesas y es que soportó perfectamente el peso de una mujer de más de 150 kilos cabalgando con todo. Realmente este chico era demasiado joven para ella puesto que es una madurita que ha pasado los 40, pero ya sabéis que las divorciadas buscan pollas jóvenes de 20 años y a la inversa también pasa, los hombres saben que estas hembras son las mejores y que tienen que recuperar todo ese tiempo perdido en el que no han tenido sexo o ha sido de pésima calidad.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 6.730 vistas