Ella es una MILF, es decir, una mujer madurita. Madre de dos hijos pero aun joven. Tiene dos tetas enormes, es de esas tetonas que nada más verlas sabes que tienes que comérselas. Su vecino es un hombre maduro también, aunque es más mayor que ella. Un día quedaron para tomar algo, pero no tomaron nada. Lo que pasó es que ella no tardó demasiado en acabar desnuda, se quitó el sujetador y el hombre se volvió loco al ver esos dos melones. Ella está gordita, pero no llega a ser obesa. En realidad tiene el cuerpo perfecto que debería tener una mujer, es tetuda, con buen culo y la carne suficiente para agarrarla. Además es muy guapa de cara.

Detalles del vídeo

Duración: 25:19
Visualizaciones: 4.979 vistas