Esta jovencita de 18 años está algo rellenita, por eso tiene dos tetas enormes. Además es un poco peluda, ya que no le gusta depilarse el coño. Se tumba en el sofá de su casa, en el que su padre acostumbra a ver la televisión. Y allí mismo, con la cámara apuntando hacia su coño, se lo abre y empieza a masturbarse. La chica disfruta como una perra, hasta se la oye gritar de placer. Ella no ha follado mucho, tiene muchos complejos. Pero el día que pille a alguien con una buena polla es posible que vea hasta un arco iris.

Detalles del vídeo

Duración: 14:42
Visualizaciones: 2.348 vistas