Esta chica gordita viene a ser lo que comunmente se conoce como una “seta” en la cama. Es muy cerda porque le gusta que le hagan de todo pero ella no mueve un dedo por hacer disfrutar a su pareja. Es de las que se abren de piernas, se dejan follar y sólo se limitan a gemir hasta que el tío se corre. Menos mal que no se ha encontrado con un tío tan seco como ella porque de lo contrario verlos follar sería tan aburrido como un documental de naturaleza.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 41.359 vistas