Esta madura obesa conoce a un jovencito en una librería. Hacen amistad y van a casa para compartir lecturas. No se esperaba que le enseñara la polla nada más llegar. La verdad es que ella tenía asumido que no podría nunca follar con un tío así, por lo que ni tan siquiera había pensando en él de forma sexual. Un problema de las obesas es que tienen esos complejos y limitaciones mentales que no les hace ver lo realmente atractivas que son.
Una vez roto el hielo la madura se lanza como una loba a la polla del chico, que la penetra sin compasión en la cama de la mujer. Al final le dedica una buena corrida en su barriga, para que se de cuenta lo mucho que le gusta.

Detalles del vídeo

Duración: 27:53
Visualizaciones: 11.166 vistas

Tags: , , , , Chicas obesas, Madres, Maduras celuliticas