Esta mujer no es de las que se tiran delante del sofá durante horas y horas viendo telenovelas mientras su marido está trabajando o fuera de casa. Ella prefiere vivir experiencias más excitantes y en lugar de ver aburridos programas de televisión o leer libros, se pone películas porno, se sienta en el sofá y disfruta como nunca con su nuevo consolador. Normal que por las noches no tenga ganas de follar con su marido…

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 11.487 vistas