Conoció a un chico jovencito y se lo llevó a casa. Al tío le gustan gordas y viejas, por lo que era un caramelito para él. La cerda de la anciana empezó a demostrarle lo que era capaz de hacer, se desnudó y con su juguete comenzó a masturbarse. Eso ya fue demasiado para el chico, que no tardó en acudir hacia a ella muy excitado. Se desnudó y empezó a tocarla. Vaya culazo que tenía la vieja, y que tetas. Con toda esa carne repartida por su cuerpo no sabía ni por donde empezar. La vieja gorda se le sentó encima de la polla y fue ella precisamente la que empezó a follárselo.

Detalles del vídeo

Duración: 25:05
Visualizaciones: 7.011 vistas