Si sabemos que a las gorditas les vuelven locas los hombres negros, ya os podéis imaginar lo que tuvo que sentir esta guarra con 3 rabos dentro de su cuerpo, uno por cada agujero y encima haciendo dos pajas con las manos. Hay un pequeño paso del placer al vicio y nuestra amiga lo dio con la firmeza que solo una auténtica cerda podría darlo, enhorabuena, ahora esperamos que nos invites a nosotros también.

Detalles del vídeo

Visualizaciones: 28.912 vistas